Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

jueves, 19 de enero de 2017

20 de enero, día de San Sebastián

Hoy es víspera de fiesta...En las poblaciones donde se tiene a San Sebastián como patrón.

Escultura en honor al compositor Raimundo Sarriegi

Religión aparte, es la excusa perfecta para tener un día excepcional que, en este caso, la ciudadanía donostiarra espera con ansia todo el año. Dura poco más de 24 horas, ¡pero qué horas!



Polka, tamborrada del CD Vasconia (Centro)



Ataque de Herrikosemes, en el barrio de Gros:



El año que viene, voy.

martes, 17 de enero de 2017

España y la apología de la dictadura

La semana pasada, una joven tuitera difundió que la querían juzgar, con amenaza de pena de dos años y medio de prisión por hacer unos chistes sobre el almirante Carrero Blanco.Eso le pasa por creer que todo es democracia. Spain is different, claro. A una tía que tiene 21 años, y que, por lo tanto, es nacida en los noventa, veinte años después del atentado contra aquél presidente del gobierno de una sanguinaria dictadura, que tenía amedrentada a media población, enterrada en cunetas a muchos desafectos y en el exilio a quienes quisieron poner freno a unos golpistas fascistizados, la quieren escarmentar, porque es esto, y nada más, por algo que para ella no significa nada. Carrero no significa nada, para ella, sólo sabe que su coche voló y voló (Como los denunciantes pasen por las verbenas del cuéntame, se van a lisiar la muñeca firmando denuncias).

Imagínese el chiste. Es de libertad de expresión nula.


Hoy en día podemos hacer chistes de Hitler, Napoleón, los reyes Católicos, Pol Pot, Reagan y , quizá, Franco, con precauciones,  claro está. Ahora, de Carrero, no. Hacer chistes sobre un tío al que mataron hace cuarenta y tres años ya, es delito desde hace nada. Escudándose en una ley por la que es apología del terrorismo todo lo que les moleste a los herederos del poder, tú puedes escarmentar a todos esos rojos insidiosos que no tienen ni puta idea del tamaño de las cejas de Carrero, ni de las orejas spockianas de Arias Navarro mientras anunciaba esquelas en la tele. Eso sí, si "los tuyos" desean la muerte dolorosa a algún bendito, eso, como mucho, es un juicio de faltas, y si es grave.

De esto sí se puede hacer chiste

Absurdo como una catedral. Amenaza de cárcel para una joven por poner un par de chistes de algo que le queda tan lejano como la inquisición, aunque ella la esté sufriendo.

Y luego dicen que "debiéramos olvidar aquello de la guerra, que siempre estamos con lo mismo, que la memoria histórica es un coñazo para abuelos", claro, sólo pasa eso si los que reclaman son los rojos, no sea que tuvieran que devolverles todo lo robado, eso sí, a los fascistas asesinos que cometieron crímenes contra la humanidad, ni rozarlos, ¿Eh? que caerá todo el peso de la ley de los tribunales sin depurar sobre quien se atreva a hacer chistes.

España, el país al revés donde si haces burla de un fascista que colaboró en una dictadura asesina, se cepillan tu libertad de expresión y te amenazan con la cárcel y la inhabilitación. El "usted no sabe con quién está hablando" vuelve a estar de moda.

viernes, 13 de enero de 2017

Lujuria sacerdotal

Hay una conmoción en San Sebastián estos días. Resulta que ha salido a la luz que el ex-vicario general de la diócesis, un sacerdote muy conocido, muy cercano y muy querido, ha confesado haber abusado sexualmente de un par de menores de edad. Ahora resulta, como es lógico, que están saliendo a la luz más casos. A muchos les cuesta creer que un tipo tan amigable y cercano, sea un monstruo que aproveche su superioridad en edad y por cargo, para ir metiendo mano a los chavales. Pero él ha confesado.

Peligro demasiado habitual

Hace menos de un año, y para sorpresa de la feligresía, a este conocido sacerdote, la diócesis lo apartó del cargo de vicario general y de sus funciones como párroco de San Ignacio del barrio de Gros diciendo que tomaba "un año sabático". ¿Por qué esperó tanto si sabía que obraba mal? ¿No hubiera sido mejor ir a pedir ayuda en cuanto sintió el deseo libidinoso hacia el primer menor? ¿En qué piensan estos doctos hombres de iglesia? Para más INRI, si me perdonan el chiste, hace menos de un mes, este sacerdote concedió una entrevista en la que hablaba de pederastia y homosexualidad. 

No se entiende demasiado bien la actitud del apreciado sacerdote, lo que es una verdadera pena, sobre todo para las últimas víctimas, el que no se le haya parado a tiempo. Sabiendo lo que pasaba, la diócesis hace años debería haber puesto remedio. Primero, debería haber pasado por un juzgado para que se enmendara con más contundencia, ya que la iglesia siempre ha preferido mirar para otro lado. Debería haber ido a terapia, eso, por descontado, y ya que sabe lo que es la enmienda y la contrición, debería haberse alejado de la tentación.

Calixto II, el que prohibió las bodas curiles

¿Pero por qué ocurren estas cosas? Porque a los sacerdotes se les prohíbe contraer matrimonio, aunque no ha sido siempre así. Hay que recordar que muchos de los apóstoles, San Pedro, por ejemplo, era casado y que no fue hasta el primer concilio de Letrán, en el siglo XII, que se prohibió el matrimonio a la curia:

"Se prohíbe el matrimonio a los sacerdotes, diáconos, subdiáconos, y monjes. También se prohíbe mantener concubinas y la permanencia en sus casas de cualquier mujer diferente a las admitidas por el Concilio de Nicea. Los matrimonios en vigor de los clérigos son nulos de pleno derecho, y los que los hubiesen oficiado son declarados pecadores y obligados a confesión."

En el concilio  de Nicea, del que hablan, sólo se prohibía el matrimonio a los obispos, diáconos y órdenes mayores. Ojo, se les prohibía una boda posterior al cargo, si estaban casados, así seguían tan ricamente.

Pues bien, todas estas barbaridades lujuriosas que perpetran los sacerdotes obligados por una norma absurda y extemporánea quizá mejoraran si pudieran casarse. Es más, puede que hasta hubiera más vocaciones sacerdotales. En la misma Gipuzkoa, hace unos pocos años, para un cura joven que había, éste va y se enamora de una catequista, con lo cual, colgó los hábitos, como una persona normal, y acabó casándose con esta mujer. Es más ¿Alguien conoce algún caso de sacerdote que acaba casándose con parroquiana? Yo, unos cuantos. Pero esto es normal, pues son adultos y obran como tales. Abusar de menores es una aberración, y además, pecado.

La represión sexual en los sacerdotes es perjudicial, sobre todo para las posibles víctimas menores de edad a las que les pueden causar un trauma difícil de superar. ¿Cómo dan rienda suelta a su lujuria? Abusando de menores, lo cual es asqueroso, aprovechando su inocencia (la de los niños) y la confianza que estos tienen en el sacerdote abusón, que se aprovecha, además, de su superioridad de edad, de físico y de autoridad. Quizá piensan que, siendo menores, van a poder manipularlos a su antojo (No tenía intención de usar el doble sentido, disculpen).

El papa Paco, más que lamentarse con la boca pequeña, debería hacer dos grandes cosas:Permitir el matrimonio de religios@s y, además, admitir el matrimonio homosexual, ya que, much@s de sus religios@s, más que por vocación, se metieron en la iglesia para no delatarse como homosexuales.

Más que vocación es "ocultación"

Acabo de leer la valiente confesión de un joven que sufrió el magreo genital de este sacerdote cuando la víctima tenía 13 años. El sacerdote, entonces, ya sabía que hacía mal. ¿Por qué no buscó ayuda para dejar de convertirse en un rijoso peligro para la juventud? Encima, no es un hecho aislado, se repite demasiado, para desgracia de todos.

Tema de La Trinca que contaba magreos con resignación



La iglesia, aparte de condenar y apartar de una manera rigurosa a sus abusones de menores, debería pensarse en serio el permitir que sus miembros pudieran gozar de los beneficios saludables del sexo, adulto y consentido, para no cometer actos tan execrables como el abuso a menores. Ellos vivirían más a gusto y sus feligreses no te digo.

jueves, 12 de enero de 2017

Bostezante actualidad

La prensa local y la internacional está revolucionada. El otro día se despidió Obama como presidente, después de ocho años en que le regalaron un Nobel de la paz a la vez que él autorizaba que bombardearan Yemen, Pakistán y Somalia. Reforzaba tropas en Afganistán, no las retiraba de Irak y acabó metiéndose en Libia, Siria y Ucrania, vendiendo material bélico a los "rebeldes".

Obama, que no ha tenido año sin jugar a su Risk, colocando estratégicamente a sus soldaditos en las zonas donde controlar los recursos naturales, porque, a la postre, ese es el objetivo de tanta guerra, la pasta (La gloria para los caídos y muertos de asco), ha quedado como un santo. Sus hagiógrafos lo despiden con honores y con rimbombantes escenas llenas de emoción que usted puede ver en su pantalla amiga, patrocinado por Kleenex.

San Martín de Porres, jaaajaja

Por el contrario, el nuevo presidente, Trump, denostador y denostado, es Satán y todos lo odian, pero ahí está, en la Casa Blanca. Los medios de todo el mundo destacan cachitos de su discurso destacando su maldad, su racismo, sus ganas de hacer de contratista de obras y su nacionalismo. Antes de empezar, sin concederle el beneficio de la duda, ya nos lo presentan como la personificación del mal.

Lo puto peor

Puede que sea un cenutrio con pasta aupado a la presidencia por poderes en la sombra, pero, los medios ya nos están haciendo decantarnos por ponernos a su contra, diciéndonos que los rusos hackearon los correos de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, la que se reía cuando le comunicaron la muerte de Gadafi, la que enviaba muerte a Yemen, Somalia, Libia o Siria con el beneplácito de San Obama.

Netflix es la bruja Lola

Y si los medios nos venden bondades y maldades de fuera, por aquí andamos igual. En mi ciudad alguien muy interesado, sin mirar el resto de candidaturas para el premio de la festividad de la ciudad, va y presenta a una afamada periodista del grupo (P)risa y nos venden que el premio ya es un hecho consumado. Hay polémica, claro, porque esta profesional no tiene vínculos directos con la ciudad y no ha hecho nada por esta. Llega el pleno extraordinario que otorga el premio, después de vender la piel del oso, y resulta que no es elegida. De hecho, el premio queda desierto. Nos habían vendido tan bien la victoria que la cara de chasco es palpable, y mis risas, no te cuento. Después de toda una vida en que Telecirco y el grupo Risa han estado vendiéndonos que todo es ETA, incluida San Sebastián, ¿Van a darle un premio a quien no paraba de vocearlo por la tele?

Qué asco de interesados, de medios y de medios interesados. Nos adoctrinan como a peleles y encima les reímos las gracias y nos creemos sus argumentos envenenados.

martes, 10 de enero de 2017

Estudios de bajo rigor científico y simplicidad

Las redes sociales hay días que me desesperan. Se difunden "alegremente" mensajes racistas, misóginos, xenófobos y, sobre todo, gilipolleces en cantidades industriales. Ayer mismo un amigo colgó un enlace que decía "6 señales absolutamente científicas de que podrías ser un genio". Con la falta de autoestima que tiene el lector medio de este tipo de chorradas, y las ganas que tenemos de ser especiales, imagínate el cocktail.

El artículo se dedica a desgranar, muy someramente, estudios científicos que indican que un porcentaje destacable de seres estudiados resulta ser un genio a pesar de sus vicios. No es que las ciencias sociales sean más risibles que el resto de ciencias, ya que, en principio se utiliza el método científico (Bien o mal es otra cuestión). También es real la teoría científica que demuestra que un elefante real puede colgarse de una alcayata en una pared.

Genius

El artículo recoge seis estudios de universidades diversas, que demuestran que puedes ser un genio si tú también sientes incomodidad por oír comer a terceros, eres desordenado, te gusta el sexo, eres alcohólico, te molan las drogas, y no puedes dormir. Fantástico, puedes ser un genio si te pasan estas cosas. A la mierda el método científico y los estudios orientados para el éxito de las hipótesis, quién paga, manda y el pagador suele ser la empresa privada.

¡Qué alegría! Con la baja autoestima que tenemos, leyendo sandeces como esta, nos levanta el ánimo. Y ya puestos, contribuyo con mi acotación de genialidades.

7. Si tus axilas exudan un aroma rancio, puedes ser un genio:

¿Te hieden los sobacos? ¡Puedes ser un genio en una lámpara! Un estudio hecho por la universidad de Chichinatti, Ohío, cocina, pagado por Axe, la empresa que se gana el pan con el sudor de la frente de los demás, ha revelado que el 47,4444% de los encuestados es capaz de sumar mientras se desodoriza los alerones. 

Vaya cantidad de gilipolleces para hacernos sentir genios y lo compartamos y le pongamos muchos "likes". 


lunes, 9 de enero de 2017

Éxito educativo en amebas y paramecios

Anteayer terminé de leer Mussche, de Kirmen Uribe. Hace poco me la habían recomendado -Gracias, si me lees- que cuenta la historia de un apasionado escritor belga, Robert Mussche, y su compromiso solidario. La historia comienza cuando acoge a una niña vizcaína en su casa. Una niña de esos miles de niños que el Gobierno Vasco exilió después de los duros bombardeos de las poblaciones vizcaínas, no sólo de la mitificada Gernika. Al principio me recordó al libro de Luis de Castresana "el otro árbol de Guernica" en el que narra sus vivencias como niño refugiado en Bélgica, pero esto sólo es el inicio del libro. No pienso seguir haciendo spoiler.

¿Por qué cuento lo anterior? Porque, recientemente alguien ha colgado en las redes sociales un trocito de un concurso chirriante llamado "Ahora caigo" donde no se sabe si es más chirriante el concurso o el presentador. Es un concurso que echan a cualquier hora, para mero relleno, en los canales de atontamiento de Atresmedia. ¿Que si son de atontamiento? Pues claro, van a juego con la incultura académica legendaria de la ciudadanía del país. Y si no, juzguen ustedes como este par de jóvenes es capaz de fallar tantos datos para la resolución del tema en cuestión.



Ameba vs. paramecio.


No sé si más que vergonzoso es un éxito de las sucesivas reformas educativas de este país que ha conseguido con excelencia que la ciudadanía educada mediante ellas tenga la cultura propia de un organismo unicelular.

En fin, qué triste lo que se puede ver en esa tele nada educativa. Si alguien quiere leer un rato unas memorias de un joven que sufrió esa guerra que los de hoy en día confunden con "la democracia", conflicto bélico donde los haya, os dejo el enlace. Historia de Sebastián Altemir, "del Cinca al Volga". 

miércoles, 4 de enero de 2017

Carencia de tópicos

No estoy habituada a las grandes comilonas. Al contrario, como poquito. Tampoco bebo en abundancia. Disfruto comiendo, eso sí, pero no a la manera de Pantagruel. Bebiendo no tanto. Soy, digamos, bebedora social. De otra manera, rara vez. Es que no me excedo ni con el agua. Puede que hasta me hidrate mal y todo.

Aplicando el tópico, soy mala vasca. Ni como ni bebo en abundancia. Es más, rizando el rizo, ni como, ni bebo, ni juego. Y en esto sí que se nota que no me parezco a los de mi tierra. Ni juego ni apuesto. Es que ni a la lotería. Mi familia política me dice que soy una ceniza, que así como nos va a tocar algo, pero es que tener que sufrir las clases de estadística aplicada a las ciencias sociales que di en la facultad sirven, por lo menos, para saber que la probabilidad de que toque un premio gordo, a repartir con hacienda, son miserables.  

Mis paisanos vascos son jugadores con querencia. Los llamados "deportes vascos" no tienen sentido por sí solos. Existen porque se apuesta sobre ellos. Desde fuera no se entiende cómo que un tío levante piedras de 150 kilos sea un deporte, ni que dos señores con un hacha se deslomen deshaciendo  troncos, ni ver cómo un tipo con una guadaña siega un campo de hierba a toda velocidad, ni que otro acarree pesas de un lugar a otro, ni que unos bueyes tiren de una piedra dando vueltas a una superficie adoquinada. Todo esto son "deportes vascos" basados en el trabajo cotidiano que si se han transformado en "deportes" y espectáculo no es por ver su belleza plástica, sino por la cantidad de pasta que se juega en ellos.

Lotería del niño de 2016, Pasai Antxo.

Estos deportes no existirían si no hubiera nadie que, para hacer más interesante el trabajo, apostara si se es capaz de alzar tres veces esa piedra en menos de diez minutos, quién es más rápido cortando una serie de troncos, quién siega más rápido la hierba, o qué pareja de bueyes da más vueltas arrastrando una mole. Esa es la esencia y el motor de estos deportes. El vasco es jugador.

Harrijasotzaileak (Levantadores de piedra) los Perurena, padre e hijo.

De hecho los dos deportes más conocidos de los vascos también tienen su esencia apostadora: La pelota y el remo de banco fijo. Da igual el tipo de pelota que se juegue: Mano, pala corta, pala larga, cesta, en trinquete, en frontón largo, en corto, por parejas, individual...Es lo mismo. Es un deporte profesional. Hay pelotaris que se dedican exclusivamente a esto, pero la de tela que se juega es impresionante. 

El riojano Titin III, todo un campeón

Una vez me tocó estar de canchera en una final manomanista (Ganó Olaizola II) y, al acabar, pasé por delante del cuarto de corredores (de apuestas) y contaban una cantidad de billetes que mareaba. Si alguna vez vuelven a echar en la tele partidos de pelota, quedaos como siempre hay alguien gritando y , de tanto en tanto, vuelan pelotas huecas de tenis donde se lanzan y aceptan apuestas. Oiréis apuestas a rojo o azul, según vista el jugador(es).

Corredor de apuestas en el Atano III de Donostia

En el remo de banco fijo (Regatas de traineras) también se da el fenómeno de las apuestas. Es un espectáculo. A veces, en los bares de toda la vida, en la pizarra se ve apuestas tipo "Orio le saca 10'' a San Juan" y, a continuación, "aceptada". Las regatas evolucionaron desde que las traineras iban lo más rápido posible a hacerse dueña de una ballena capturada, hasta ahora, ya que ballenas, pocas, aunque hoy mismo haya una despistada en Getaria.

Alguien acepta la apuesta de que Orio no entra entre los 2 primeros

Los vascos son jugadores y les gusta apostar. Hasta el juego vasco de cartas por antonomasia va entorno a las apuestas: El mus. Si hasta ha quedado en el imaginario popular esa historia del tipo que apostó y perdió el dinero, la casa, las tierras y hasta la esposa jugando a las cartas. Cosa que pasaba hasta con los reyes. Cuentan las leyendas que  Sancho VII de Navarra, el fuerte, perdió el condado de Treviño jugando a las cartas contra Alfonso VIII de Castilla (Es una leyenda, y además falsa), y sin embargo, el mismo rey navarro, le ganó Petilla de Aragón a Pedro II de ídem. (También es falso). Lo que saca a relucir es que el imaginario popular tenía Sancho VII "el cachas" como si fuera un tahúr del Mississippi. 

Hasta las leyendas que se cuentan de padres a hijos en Euskal Herria tienen el juego insertado.