Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

viernes, 19 de diciembre de 2014

Personajes de cabalgatas

Tiene razón Luis Piedrahita en decir que los hilos musicales pergeñados de canciones insufribles de navidad que atentan contra los oídos de los paseantes por el centro comercial se deberían llamar "villanciclos". La letras de estos villancicos suelen ser de lo más ramplonas. Lo que no sé es cómo cuajaron. ¿Hacia Belén va una burra, rin, rin?¿En el portal de Belén han entrado los ratones?, ¿Pero qué es esto?

Institucionalizamos cosas que luego no sabemos manejar. Los listos de los finlandeses fueron los primeros. Se les ocurrió decir que San Nicolás (O Yulupukki) es un viejo que vive en el Polo Norte con los elfos y su señora, y ¡hala!, parque temático al canto. Ya han "localizado" al personaje mágico. San Nicolás de Bari, que era un obispo, que no debería tener "señora", y que era de Turquía, no de Finlandia. La Coca-cola lo vistió de rojo en los años 20 del XX y le pusieron un trineo con renos a los que bautizaron.

Anuncio de la tele pública con los niños persiguiendo hombres del saco, por si es Olentzero:



Ahora, en el País Vasco, algún listo ha copiado la fórmula. Resulta que Olentzero, que era un carbonero solitario, del que ya hablé el otro día, que en principio era quien anunció el nacimiento de Cristo y que existe en otras regiones del norte peninsular, va y tiene casa propia en el pueblo vizcaíno de Mungia, que se puede visitar, pagando, claro, y a donde se pueden enviar las cartas.

El primer anuncio de la serie de la tele pública. Tiene su gracia:



Olentzero, con los ojos rojos, tragón, borrachín y solitario. Un personaje de orígen mitológico que ha acabado siendo algo más cercano. En principio hay quien dice que era el anunciante de la nueva era que surgía del nacimiento de Kixmi (Cristo), pero lo han aldeanizado y modernizado.

Pero lo que me mata, sobre todo de risa, es que hayan casado a Olentzero con Mari Dimingi (En euskera no hace falta suavizar la g con una u por medio). Sí, ya sé que muchos buscan la paridad y el reparto de personajes femeninos, pero no se puede sacar de donde no hay y menos si "Mari Domingi" es parte de uno de esos villancicos de los que hablaba antes. Una burla a alguna chica, el villancico es donostiarra, así que sería de allá, a la que le dicen que si quiere ir a Belén debería cambiarse esa falda andrajosa que lleva. ¡Y de eso han sacado a la esposa de Olentzero!. Pues vale. ¿Y por qué no a la señora Prantziska que es la que toca la pandereta en la misma canción?



Estos vizcaínos son la caraba. Hacen negocio con cualquier cosa. Ya lo cantaban los paisanos Oskorri (Con Antón Reixa, mitad en euskera, mitad en galego): Bizkaiko aberatsak dira diruzale, txerri erosle ta txorizo saltzaile. Dendaz bete dituzte Bilbon zazpi kale. Inoiz ez dute eman pausorik debalde, borrokatzen baidute diruaren alde. (Los ricos de Vizcaya son aficionados a la pasta, compradores de cerdos y vendedores de chorizo. Han inundado de tiendas las siete calles en Bilbao. Nunca se toman una pausa en vano si están luchando por hacer pasta.)

Algún iluminado se ha sacado de un villancico-burla un personaje de cabalgata. Hilarante. En Mungia sacarán los réditos.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Maneras de matar

Estamos colocados dentro del bucle de la autodestrucción. Una escucha la radio y no da crédito del grado de degradación que estamos padeciendo. Parece como si estuviéramos abocados a fomentar la tercera guerra mundial. Primero aplaudimos y subvencionamos las invasiones de estados laicos de Oriente medio (Irak) y próximo (Siria) y ahora lamentamos el fundamentalismo religioso que impera en aquellos lugares, que nosotros fomentamos,  y que tiene repercusión en los nuestros. Encendimos un fuego por pura maldad y ahora llamamos a los bomberos. También aplaudimos que el tío Tom ponga veto a Rusia, como se hace con Cuba, porque no podemos tolerar que más de media Ucrania anhele ser Rusia.

Pero eso anterior, que es un conflicto originado por nuestra codicia occidental, no solventa nuestra situación actual de miseria e indefensión. Durante los últimos seis años nos han echado de nuestros trabajos, nos han echado de nuestras casas, nos han negado ayuda, nos han quitado el derecho a recibir atención sanitaria...Y sólo nos quedaba protestar. Pues bien, se han asegurado de que hasta protestar sea un delito grave por el que imponernos una carísima sanción económica y años de cárcel inconcebibles. 

No obedecer a un policía, cuya palabra valdrá más que la tuya, aunque mienta, grabar un acto policial excedido y lacerante, o enviar un mensaje por tu móvil serán delito grave. ¿Que tienes derechos, dices? ¿No se qué de libertad de expresión y de reunión? No, no, no. La policía podrá decir que eres un terrorista, aunque no haya pruebas. Te embargarán la cuenta con ese dinero que ya no tienes y, si aún no te habían deshauciado por no poder pagar la hipoteca, lo harán para que pagues la multa millonaria.

Brecht era muy claro.

Ya nos han convertido en delincuentes. Primero nos quitaron el nivel de vida, luego los bienes, luego los derechos y ahora pretenden quitarnos la dignidad. Pero luego sólo hay vándalos en el fútbol y, oh, sorpresa, el terrorismo anarquista, que es algo que no se daba desde hace 100 años, ha resurgido por generación espontánea. Palo a los okupas anarquistas, que son peligrosos terroristas, según cuentan los medios. Han perpetrado numerosos atentados de los que nadie ha oído hablar. Quizá porque quienes mandan temen lo que están fomentando, una lucha que acabará siendo real.

Hace 85 años hubo una larga crisis económica que, en España fue, sobre todo, del ladrillo. A todo ello se sumó la protesta callejera. Manifestaciones y detenciones. Hubo cambios en los gobiernos y el ambiente político se radicalizó. Luego en España, quienes no podían tolerar que un extremo (Bueno, realmente no lo era tanto) gobernara montaron una guerra. En el resto del mundo, otra. A eso vamos. Ojalá me equivoque.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Personajes navideños

El inexorable paso del tiempo, que no inoxidable, como decía aquel, nos conduce sin remisión a la próxima navidad. La navidad, ese invento de los centros comerciales para que compremos y comamos como si no hubiera un mañana. Ya poca gente se para a pensar que es la fecha que pusieron estratégicamente los primeros jerifaltes de la iglesia para entregarnos un origen de Cristo, curiosamente en el solsticio de invierno, cuando el sol empieza a arañar horas de luz. Cristo "lux mundi".

Y en estas tierras peninsulares, como en el resto del planeta de cultura cristiana, hemos llenado de símbolos y tradiciones estas fechas. Cenas de empresa, donde tienes intentas que no te toque al lado de los jefes; compras compulsivas en atestados centros comerciales que te hacen comprender la agorafobia; lotes de navidad para perder la figura y la compostura; amor por el modelismo y las maquetas (Montar el Belén); y crear personajes de lo más friki para que sean los encargados de regalar cosas a nuestros pequeños. ¿Dejaríais que un viejo vestido de rojo que jura venir volando en un trineo sentara a vuestros pequeños en sus rodillas? Hay algo malvado en todo eso.

Desde que se institucionalizó el regalo de navidad, en los países mediterráneos tenemos a los tres reyes magos que traen los regalos al niño. Los reyes magos que se jura que están enterrados en Colonia, Alemania. Colonia, ahora ya sabéis  el por qué de la relación de tanta agua olorosa, los incomprensibles anuncios que dan ganas de prohibir su venta y que te regalen frascos sin fondo, porque nunca se acaban, porque no te lo pones.


Los reyes magos del Belén. Gaspar ya es chino.

Luego está San Nicolás, cuya fiesta se celebró el día 6 de la consti. Que era un tipo nacido en la actual Turquía al que se le llama "de Bari", que es el que regala a los niños en Holanda y se dice que viene de España. A los niños que son malos, el ayudante de Santaclaus ( O "botones de santa claus" Santa's little helper, como el perro tonto de los Simpsons), Pedro el negro, les regala carbón. De ahí a la colonia yankee de Nueva Amsterdam, hoy, Nueva York, a crear a Santa Claus (Sinterklaas, o Sanicolás), un paso. Aquí conté algo sobre ello.

O apalpador galego, carbonero portarregalos

Aquí siempre se lo llamó "papa Noël", a la francesa. Eso me recuerda a la plusmarquista de soltar gilipolleces por esa boca, sin pasar por la casilla de su cerebro, Mariló Montero, que escribió que el Olentzero del norte de Navarra (De los valles del Bortziri, más concretamente) son algo extraño, sin embargo Papá Noël, como su propio nombre indica es tan de Estella como ella. ¡Vete a cagar, Mariló!

L'Esteru montañés, carbonero portarregalos

Al igual que la autómata descerebrada muchos, como denuncia este artículo,muchos tienen un odio irracional contra el pobre carbonero que representa la llegada de los regalos navideños para los niños vascos. El personaje, que según la tradición, fue quien iba por los valles anunciando el nacimiento de Cristo es el mismo que en otras regiones del norte, como el Apalpador de Galicia, que también es un carbonero que mira que los niños hayan sido buenos, y que les palpa la tripa a ver si han comido, o el Esteru cántabro, que es un leñador. Seguramente es el mismo personaje de las tres zonas del norte y puede que incluso anterior al establecimiento del cristianismo en aquella zona.

Concurso de Olentzeros de Lesaka (Navarra) para desolación de Mariló.

Por el contrario, en Catalunya tienen el Tió de Nadal, que es un tronco (Al que humanizan poniendo una cara), que en su formato original era el tronco que calentaba la noche de nochebuena pero que se ha transformado en un tronquito al que los niños ponen comida (¡No me he puesto morada yo de mantecados ante la sorpresa de mi sobrina que se quedaba estupefacta ante el plato vacío delante del sonriente tió!) para que la noche de nochebuena, después de una ración de palos sobre su tronco, el tió les cague los regalos.

Los regaladores de mi casa, el Cagatió y el Olentzero

Es una pregunta que siempre me hecho, incluso antes de venirme a vivir a Catalunya. ¿Por qué son tan escatológicos los catalanes?. Obsesión con las deposiciones navideñas. El cagatió o el caganer. Uno caga regalos y el otro caga en el Belén.

Pues eso, que la simbología de personajes mágicos que traen cosas a los críos es diversa y colorista.

viernes, 12 de diciembre de 2014

Hay un hombre en España que lo hace todo

Tiempos interesantes, que dicen los chinos, cuyo Estado es el que va a cortar el bacalao en la próxima centuria. Mientras se dirime la tercera guerra mundial entre árabes, rusos, y yankees con sus lacayos (Nosotros), en este Estado ibérico, que es un laboratorio de todos los despropósitos de las políticas neoliberales (El otro laboratorio es Grecia), tenemos nuestros personajillos que aspiran a convertirse en adalides sociales, económicos y políticos de embergadura.

No, no me estoy refiriendo al advenedizo caradura de little Nicky (¿Esa no era una peli de Adam Sandler donde hacía de hijo del diablo?), sino a los nuevos líderes políticos, los que piden paso a la nueva generación dirigente. Pedrito y Pablito. De Pedrito, que es más de lo mismo en el PSOE, pero que por lo menos está bueno. (Sí, ¿Qué pasa?, me pido ser superficial y arrabalera).Pero Pablito. ¡Ay, Pablito!

En el  caso de Pablo Iglesias, ese líder que, al igual que el otrora líder de la derecha, José María Aznar, tiene un ego superior a su estatura. En su entrevista a Iñaki Gabilondo, recomiendo verla, Gabilondo está tan lúcido como siempre, suelta Iglesias que los SMS del 11 de marzo pidiendo concentraciones en las sedes del PP, pásalo, son -casi- invención suya.

Pablito, majo, el ponerse medallas por algo espontáneo está muy feo. ¡A ver si eres el protagonista de la canción de Astrud!. Hoy, dedicada a Pablo Iglesias, la cancioncica del viernes:



Pues eso. Buen finde a todos.

martes, 9 de diciembre de 2014

Exodus. Dioses y reyes y propaganda a paladas.

Y Hollywood, esa adoctrinadora cultural masificante va y nos coloca su última superproducción para deleite y delirio de los programadores televisivos poco inspirados para futuras semana-santas. Nos va a colocar una versión renovada de la historia de Moisés, ese caudillo desagradecido que, recogido por la hija del faraón, no dudó en cometer un crimen y largarse para no pagar su deuda delictiva, y después, al aroma de zarzas ardientes de la familia del cannabis, oía voces y decidía hacer la mudanza de los judíos de Egipto, que habían bajado hasta allá en busca de comida y refugio. El iluminado que tardó 40 años en hacer 1000 kilómetros. Una de dos, o Dios realmente no le dijo ni mú, o es que la zarza ardiente estaba muy cargadita y ya se sabe que todo puesto uno no piensa con claridad. Ahora entiendo la relación entre la zarza y Moisés. Lo cantaba Bob Marley en su  disco "exodus"

Moisés y Ramsés, uno de ellos traiciona al otro. 

Pues que nos cambian el careto acartonado de Charlton Heston por el de Christian Bale. Pero ¿Y por qué nos cuentan la versión moderna de los 10 mandamientos? Porque los EEUU necesitan dar un baño de imagen del pueblo judío. El pueblo judío sionista, claro, los judíos críticos con el sionismo, aparte de traidores, no cuentan.

La peli de Ridley Scott, que suple los bodrios de sus historias a base de grandiosos efectos epeciales, rodada en Tabernas (Almería) y Fuerteventura, ha sido criticada por el blanqueamiento de los protagonistas y los papeles miserables y rastreros que sí interpretaban africanos. Ya se sabe que los askenazíes sionistas también prefieren ser rubios y de ojos claros y no morenitos de la zona.

La zarza ardiente, intoxicación cannábica-mosaica

¿Qué haría Israel si el apoyo, sobre todo económico, de EEUU? Nada, no sería tan prepotente. Ahora se dedica a bombardear Siria, quizá porque su hermano mayor se lo ha pedido. Israel, cada vez más fanatizada, está perdiendo la credibilidad y el aprecio de muchísimos países. ¿Qué hacer? Hay que mostrar el orgullo y el coraje combativo del antiquísimo pueblo y mostrar que los moros, aunque no fueran musulmanes en la época de los faraones, son malos y explotadores, aunque te hayan criado entre algodones en casa del faraón, Moisés, mal hijo.

Y se están dando un baño propagandístico para que, en Occidente, al menos, legitimemos la lucha homicida del estado moderno de Israel contra los pobladores sobrantes de su tierra prometida a los que se creen con derecho de expulsar. Gentes que, por cierto, también salen en la biblia y es que los "palestinos" antes ser llamaban Jeteos, Jebuseos, Amorreos, Cananitas, Moabitas, etc, etc..

Da mucha pereza ir a ver ese cuento trucado de Ridley Scott. ¿Por qué son los egipcios, Ramsés, en este caso,  los que en la versión española tienen acento raro? ¿Los extranjeros son ellos? Por cierto, ¿Por qué meten a Ramsés II varios siglos antes de que naciera?. Hay que ver como utilizan el "éxodo" para justificarlo todo, ya sea la historia de Moisés o el ladrillo de León Uris,  del que también se hizo peli, con el título homónimo y justificaba lo injustificable. Ahora tenemos la segunda taza por si no nos gustaba el caldo.

domingo, 7 de diciembre de 2014

A mi padre

Hoy, 7 de diciembre, el señor que me sostiene en la foto, hubiera cumplido 75 años. Lamentablemente no lo podremos celebrar. Por lo menos me queda su recuerdo, sus enseñanzas, su cariño y su ingente cantidad de chistes y humoradas que contaba hasta a las enfermeras mientras se apagaba.

Mi padre, mi hermano mayor y yo en el invierno donostiarra

Zorionak, aita.

viernes, 5 de diciembre de 2014

Préstamos musicales navideños

Hay un blog que recoge noticias internacionales sobre los vascos, que somos un pueblo minúsculo en un mundo globalizado. Ayer recogía, ya que es época de navidad, que el primer villancico que los británicos han tenido el gusto de escuchar en el canal de la BBC, cantado por el real coro de capilla de su majestad es de origen vasco.

El pastor Baring-Gould.

He hablado en más de una ocasión de los préstamos musicales, frecuentes en toda Europa durante siglos, ya que, a pesar de las barreras idiomáticas, la música es un lenguaje universal. Pues bien, a mediados del XIX, un incansable viajero, escritor y pastor anglicano llamado Sabine Baring-Gould, viajó, entre otros muchos lugares, por el País Vasco y allí recogió piezas musicales populares que, más tarde, traduciría, o bien, añadiría letra en inglés.

Así, de la antiquísima y popular "Oi, Bethleem", él la introdujo en el repertorio de villancicos británicos como "The infant king". Quien quiera escuchar la misma melodía en dos idiomas, las tiene aquí.

Choir of king's college:


Coro Universidad de Deusto:


De la canción de navidad suletina (Zuberotarra) "Birjiña gaztetto bat zegoen", salió britanizada en "Gabriel's message".

Choir of king's college:





Los préstamos musicales nos hacen gozar de la música de otros lugares gracias a curiosos visitantes como Sabine Baring-Gould.